Bondage básico I

Bondage básicoEl bondage y la restricción son dos de las fantasías sexuales más comunes y recibimos una gran cantidad de preguntas de nuestros clientes al respecto. Aquí tenéis algunos consejos básicos, claves que harán estás fantasías sexuales más divertidas y emocionantes para ti y tu pareja.

Fantasías diferentes

Antes de empezar con el bondage, es una buena idea hablar con su pareja acerca de qué es lo que te parece interesante. Puede ser que tu fantasía sea ceder el control. Tal vez te gustaría perder la capacidad de movimiento. O podría ser el deseo de luchar y sentirse dominado con cuerdas. Deseos diferentes pueden significar diferentes enfoques del bondage. Por ejemplo, si se trata de la fantasía de tener a tu pareja dominada, es posible elegir un tipo de restricciones más suave. Pero si lo que deseas es tirar y luchar de forma más violenta, necesitaras restricciones más fuertes y resistentes.

Si no estás seguro de que tipo de bondage te excita, el camino más sencillo para iniciarse es elegir uno de nuestro sex shop uno de nuestros pervertidos libros eróticos. Una manera divertida de utilizarlos es destacar las secciones que encuentres especialmente excitantes, compartir el libro con tu compañero y comenzar con vuestras escenas favoritas.

Introducción

Antes de comenzar con las restricciones, hay algunos consejos de seguridad importantes que permitirán que vuestros juegos de eróticos sigan siendo divertidos.

Elija una palabra de seguridad. Una palabra de seguridad es una palabra clave que significa "alto" o "necesito un descanso." Hay dos razones importantes para usar una palabra de seguridad. En primer lugar, algunas personas les gusta jugar con la fantasía de la lucha. Si durante el juego tu pareja dice "¡no!, ¡no! ¡por favor detente!" estas palabras provocan más excitación, y en estos momentos es realmente importante tener una manera clara de decirle a su pareja cuando realmente quieres parar. En segundo lugar, la palabra "no" puede ser difícil decir o escuchar para algunas personas, sobre todo en un momento apasionado. Una palabra de seguridad es a menudo mucho más fácil. Algunos ejemplos de las palabras de seguridad son: rojo (de "stop"), amarillo (para "frenar" y tiempo de espera). Si está utilizando una mordaza para ahogar los gemidos de tu pareja, tener algo en su mano para dejar caer en al suelo si es necesario a un tiempo de espera o detenerse. Un conjunto de señales indicadoras también puede funcionar bastante bien.

Es más importante restringir el bondage en el tiempo que alguien pueda quedarse en el. Dale a tu pareja un margen de maniobra y serás capaz de mantener este juego durante más tiempo. Atar a alguien de pie le da mucho menos tiempo que si se está acostado. De pie, y sobre todo con las manos tras la cabeza, puede ser agotador y puede dar lugar a mareos e incluso desmayos si dura demasiado tiempo. Para prevenir una caída, es muy importante mantener el peso de tu pareja cuando le retiras las retenciones de las manos. Si la retención estuviese demasiado apretada, se puede cortar el flujo de sangre, especialmente si a tu pareja le gusta luchar. Esta situación puede causar daños en las manos y los pies. Asegúrese siempre de que puedes deslizar dos dedos entre las restricciones y las muñecas o los tobillos.

Es muy importante que siempre sea posible salir del bondage a toda prisa. Las sorpresas y las emergencias ocurren, así que es mejor estar siempre preparado. Utilice bridas ó mosquetones para fijar la cuerda a la cama u otro cualquier otro punto de amarre, y asegurarte siempre de que se pueden desenganchar en un instante. También recomendamos como medida de seguridad para todos los tipos de bondage un par de tijeras, con las esquinas redondeadas que nos permitan cortar la cuerda sin dañarnos la piel.

Aunque los sitios web de bondage pueden ser muy divertidos para ver, no suelen ser la mejor fuente de información sobre procedimientos. Modelos profesionales de bondage son a menudo más flexibles que la mayoría de nosotros, y las fotos son a menudo alteradas digitalmente. Además, los profesionales tienen siempre a su disposición un equipo de personas disponible por si alguien en un apuros lo necesita.

Continua leyendo la segunda parte de nuestros consejos básicos.